Quiropráctica en los primeros dias de vida

La quiropráctica es un tratamiento muy eficaz para prevenir problemas derivados de algunos traumas que sufren los bebes al nacer tales como: Indigestión, estreñimiento, trastornos de atención, alergias, etc.

La mayoría de la gente nunca ha oído hablar del trauma de nacimiento. La cabeza o la columna en el momento de nacer pueden generar un impacto significativo en el sistema nervioso. El sistema nervioso controla todas las funciones en el cuerpo con impulsos electos enviados a, y desde el cerebro hacia todos los órganos, tejidos y células. Estos impulsos viajan a través del tronco del encéfalo, medula espinal y nervios. Por lo tanto, cualquier dato o interferencia con el tronco cerebral, medula espinal o nervios puede causar que los niños desarrollen problemas de salud.

Los síntomas mas comunes de las disyunción del nervio relacionada con el nacimiento que veo en mi practica, son: irritabilidad, dificultad en respirar, irritación de la piel, dificultad de lactar y torticolis, cuando el cuello de un bebe se queda atascado en una posición. Si no se los corrige, estos síntomas pueden convertirse en otros problemas de salud como indigestión, estreñimiento, trastornos de atención y alergias. Mas recientemente, en mi consulta, una niña de 3 anos del edad entró con síntomas de estreñimiento, que sufrió intermitentemente durante más de un ano. Encontré áreas de disyunción del nervio alrededor de su espalda baja y el sacro, lo que probablemente se debió en parte a su proceso de nacimiento, y a pequeños golpes y moretones que tuvo aprendiendo a caminar. Con el tiempo, la acumulación de estas lesiones menores fue las causa de que su columna vertebral se desalienara e interrumpiera las señales nerviosas en todo su cuerpo.

Una vez que me propuse encontrar donde estaba la disyunción, comencé ayudando a su cuerpo para que obtuviera de nuevo el equilibrio. Utilicé una combinación de posición de manos, con suaves tectó-nicas quiroprácticas pediatras para realinear los pequeños huesos de la columna vertebral eliminando la interferencia que la desalineación había causado. Su cuerpo corrigió el “corto circuito” y su estreñimiento mejoró en un 80% en sólo un par de meses.

Incidencia común

A pesar de que el trauma de parto no es común, si lo es en Estados Unidos. La investigación reali-zada por la médico osteopata Viola Frymann, muestra que un promedio del 80% de niños nacidos en Esta-dos Unidos sufren de tensión alrededor del cuello y la cabeza como resultado del proceso de nacimiento. La mayor sorpresa es que estos niños no llegaron de emergencia; si no que a menudo son partos normales en el hospital. El Dr. Abraham Tobin, un neuropatólogo de las Escuela de Medicina de Harvard y Departamento de Patología, afirma que: “El proceso de nacimiento, incluso bajo condiciones óptimas controladas, es potencialmente un evento traumático para el feto”. Una serie de factores puede contribuir al trauma, tal como un trabajo de parto prolongado, el fórceps o extracción al vacío, parto pro casero, el uso de ayudas de contracción-inducida como la oxitocina y un médico tirando o girando al bebe, especialmente sosteniendo el área de la cabeza y cuello.

Nunca es demasiado tarde

Entonces, ¿como puede usted saber si su hijo sufre de efectos residuales debido al trauma del parto? Haga que su niño sea examinado por un quiropráctico de cuidado infantil o familiar. Los quiroprácticos son médicos holísticos certificados que están especialmente entrenados para determinar si hay áreas de presión o disyunción en el sistema nervioso debido a desajustes espinales. Traumas de parto u otro estrés de vida, como caerse de la cuna o aprender a caminar, pueden causar desajustes espinales y “cortocircuitos eléctricos”. Una frecuencia en ajustes quiroprácticos físicos específicos, puede ayudar al cuerpo a revertirlos y curar de estas distorsiones.

Fuente: Shelby Simon

Deja un comentario