Vida Saludable

La salud depende, en gran parte, de uno mismo. Cada uno de nosotros somos responsables de nuestra salud. Desde el mismo momento que aceptamos esta responsabilidad somos conscientes de que para mejorar este proceso de salud hemos de poner mucho de nuestra parte.

Existen diversos factores de salud, y el más importante de todos ellos es mantener el sistema nervioso libre de interferencias. Él se encarga de que la savia de la vida, los impulsos nerviosos, lleguen a todas las células y órganos, de que recorra todo tu cuerpo. Esta optimización del funcionamiento del sistema nervioso se consigue gracias a los ajustes vertebrales.

Pero la quiropráctica es solamente uno de los pilares de tu buen estado de salud. Junto a los ajustes, tu doctor en Quiropráctica te recomendará, según tu caso, algunos consejos para conseguir una salud integral. Veamos algunos de estos factores.

Nutrición adecuada

Beber agua. Es conveniente beber un mínimo de dos litros diarios para mantener el organismo limpio y bien hidratado. No esperes a tener sed: bebe continuamente y a sorbos.

Comer sano. Conviene que la dieta tenga un 80 por ciento de frutas, verduras, legumbres y cereales. Es conveniente dosificar los lácteos (leche, queso…), las carnes rojas y los pre-cocinados.

Ejercicio

Hacer algún tipo de ejercicio físico es necesario para que se oxigenen los tejidos y células y se eliminen las toxinas del organismo.

Los más beneficiosos son la natación, caminar, bicicleta, patinaje…

Relajación

Descanso adecuado y suficiente. Escuchar al cuerpo, dormir hasta que estemos descansados y con energía y en una postura equilibrada. Boca arriba con una almohada pequeña o de lado con una ancha. Nunca boca abajo. El número de horas de sueño varía de unas personas a otras.

Mente-espíritu

Ser optimista. El pesimismo provoca un desequilibrio mental y un aumento de acidez del organismo. Es conveniente practicar alguna técnica de relajación de la mente.

La actitud hacia la vida es importante para tu salud. Ten gestos humanitarios, conviértete en parte de la solución y no del problema.

 

Fuente: Asociación Española de Quiropráctica

Deja un comentario