7 sorprendentes beneficios del cuidado quiropráctico para personas mayores

Compartido por el Dr. Vic Naumov, DC, CCSMS

Muchos ancianos no son conscientes de los posibles beneficios de la atención qui-ropráctica regular. He compilado una lista de los siete beneficios más frecuentes que la quiropráctica proporciona a las personas mayores.

1. Alivio del dolor
La atención quiropráctica es una de las formas más eficaces y más seguras para tratar el dolor debido a condiciones relacionadas con la columna vertebral. La quiropráctica es eficaz porque la mayoría de las causas de los trastornos de la columna están relacionadas con anomalías de la columna vertebral y las estructuras de los tejidos blandos circundantes. Los doctores de quiropráctica identifican y reducen las subluxaciones vertebrales (desalineaciones de las vértebras) y su efecto subsecuente en el sistema nervioso central. La medicación antiinflamatoria y analgésicos simplemente enmascaran los síntomas y tienen muchos efectos secundarios indeseables.

2. Aumento de la amplitud de movimiento de la columna vertebral y las extremidades
El cuidado quiropráctico continuado aumenta, no sólo el rango de movimiento de la co-lumna vertebral, sino también el movimiento en las extremidades. Aumentar la amplitud de movimiento de una persona puede afectar positivamente a la vida de muchas maneras. Para algunos, significa ser capaz de agacharse para recoger a sus nietos. Para otros, significa que pueden realizar trabajos en su jardín sin dolor u obtener un extra de 40 metros de distancia en su lanzamiento en el campo de golf. En muchos casos, el aumento en el rango de movimiento se produce de forma inmediata tras los ajustes quiroprácticos. Esta es una de las razones por las que muchos de los mejores equipos deportivos profesionales tienen quiroprácticos de equipo.

3. Mayor equilibrio y coordinación
Se ha demostrado que muchos problemas de equilibrio y coordinación en el envejecimiento de la población provienen de lesiones o cambios degenerativos en la columna cervical (región cervical). Las estructuras conocidas como mecanorreceptores se localizan en las articulaciones posteriores de la columna cervical y son responsables de proporcionar al cerebro información esencial importante para el equilibrio y la coordinación. Estos mecanorreceptores proporcionan información importante con respecto a la posición de la cabeza en relación con el cuerpo.

Con el envejecimiento, los defectos leves deterioran la función de los mecanorreceptores y producen una pérdida de propriocepción (sensación de conciencia corporal). Con una disminución de la propiocepción, el posicionamiento corporal en el espacio se ve afectado y el paciente se vuelve dependiente de la visión para saber la ubicación de una extremidad.

Para compensar la pérdida de propriocepción (conciencia corporal) en las piernas el arco del pie tiende a desaparecer. Los pasos se vuelven irregulares. A medida que el deterioro aumenta, el paciente se vuelve incapaz de compensar. Con una severa pérdida de propriocepción, el paciente no puede levantarse de una silla o levantarse después de una caída sin ayuda.

Los estudios han demostrado que el cuidado quiropráctico puede ayudar a restaurar el equilibrio y la coordinación mediante la estimulación de los receptores de la articulación (mecanorreceptores) en la columna cervical. Se cree que esta estimulación restaura o normaliza el funcionamiento del receptor articular, lo cual conduce a mejoras en el equilibrio y la coordinación. (Caranasos, MD, Isreal, MD, Trastornos de la marcha en los ancianos, Práctica en el hospital, 1991, 15 de junio, 67-94.Guyton, MD Textbook of Medical Physiology, 9ª edición, WB Saunders, Philadelphia, 1996, 714)

4. Disminución de la degeneración articular
Una columna subluxada (desalineada) es como una rueda desalineada en un automóvil. Esta desalineación hará que la columna vertebral (y la rueda) se desgaste prematuramente. Dado que todas las partes móviles se desgastarán con el tiempo, es muy importante que la columna vertebral se alinee periódicamente. El cuidado quiropráctico disminuye la degeneración espinal y otros cambios artríticos normalizando la alineación espinal y reduciendo el estrés espinal.

5. Mayor salud y bienestar
Comúnmente preguntamos a nuestros pacientes qué cambios notan una vez que están sin dolor. Aquí hay algunas respuestas regulares que escuchamos todos los días:

¡Me siento genial! Puedo dormir toda la noche!

¡Ahora puedo jugar en el jardín!

¡Tengo tanta energía!

Ahora vale la pena vivir la vida.

Sí, la quiropráctica es mucho más que un simple alivio del dolor. Sentirse bien, mantenerse sano y hacer las cosas que nos hacen felices son lo que nos mantiene esperando cada nuevo día. El cuidado quiropráctico regular aumenta la calidad de vida y aumenta el bienestar.

6. Disminución de la incidencia de la caída
Las lesiones debidas a la caída son extremadamente frecuentes en la población de edad avanzada. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las caídas son responsables del 90% de las 850.000 fracturas óseas que ocurren anualmente entre los estadounidenses mayores de 65 años. Los quiroprácticos reducen el riesgo de caídas normalizando los mecanorreceptores de la columna cervical mediante los ajustes quiroprácticos. También prescriben programas de estiramiento y ejercicio para aumentar la fuerza, la flexibilidad, la movilidad, el equilibrio y la coordinación.

7. Mantiene a los ancianos fuera de los hogares de ancianos
El Dr. Ian Coulter de la Canadian Memorial Chiropractic College estuvo involucrado con muchos proyectos de investigación que estudiaban los beneficios del cuidado quiropráctico y el ejercicio. En 1996, publicó un interesante estudio en la revista, “Topics of Clinical Chiropractic” llamado “Chiropractic care for the Elderly” (Cuidado quiropráctico para los ancianos).

Los puntos clave que señaló en este estudio fueron:

  • El 44% de los pacientes que usaron cuidado quiropráctico reportaron tener artritis comparado con el 66% en el grupo de cuidado no quiropráctico.
  • Aquellos que usaron la atención quiropráctica tenían más probabilidades de hacer ejercicio de mas alto nivel.
  • A los tres años de seguimiento, menos del 5% de los pacientes que usaron cuidados quiroprácticos vivían en un asilo de ancianos, mientras que un asombroso 48% de los que no usaban el cuidado quiropráctico vivían en un asilo de ancianos.
  • A los tres años de seguimiento, sólo el 26% de los pacientes que usaron atención quiropráctica fueron hospitalizados en comparación con el 48% de los que no pertenecían al grupo quiropráctico.

Deja un comentario